domingo, 13 de noviembre de 2016

[ReV] Torrevieja Nocturna: La Ley Marcial - Sesión final 2x4



Prólogo: El hijo pródigo

Fue en este momento de incertidumbre, cuando los Vástagos de Torrevieja empezaron a moverse con el fin de ver qué es lo que había ocurrido. Comenzaron con sus refugios y con los edificios más significativos para la estirpe y para su desgracia descubrieron que sus interiores se encontraban completamente destrozados, inservibles e inhabitables.

Lo que no se esperaban es que, noches más tarde, las puertas de los Eliseos se convertirían en barreras infranqueables para ellos, ya que a la Ciudad había regresado desde Viena uno de los Tremere más poderosos que habían pisado Torrevieja desde que el Sabbat fue eliminado: Pavlov. Rápidamente, con ayuda del señor Bocanegra y el Regente Rodrigo, comenzaron las reconstrucciones de los Eliseos a espaldas de los Vástagos, mientras recuperaban lentamente el control de la Ciudad.
Las noches siguientes, Pavlov y los fieles a la Camarilla, secuestraron a los pilares de Torrevieja: al Alcalde, al Jefe de la Guardia Civil y al Médico responsable del Departamento 22, para volver a afianzar viejos tratos que se tenían desde la época del Príncipe Victor. Cuando todo marchaba sobre ruedas para ellos (aunque las reuniones y la incertidumbre de los Vástagos ajenos a lo que realmente sucedía eran habituales), fue cuando Lord Pavlov mandó llamar a todos los Vástagos de la Ciudad para establecer las leyes que iban a regir todo el Territorio de Torrevieja hasta que los más aptos ocupen los cargos que él mismo había eliminado.

Sesión final: Ley Marcial

Uno a uno los vástagos fueron llegando a lo que antes era el Eliseo de la Ermita en Torrevieja, ahora reconvertida por Pavlov y sus acólitos en la Nueva Capilla de Torrevieja, el único Eliseo en pie actualmente. Fueron recibidos por Rodrigo y el Señor Bocanegra, además de Alberto, el eterno hombre de seguridad del Eliseo y Raum, uno de los "hombres" de Pavlov, ambos para mantener la seguridad de la reunión.
Lord Pavlov, indispuesto en ese momento, cedió su voz a Rodrigo, que tomó cartas en el asunto y comenzó a explicar como serían las cosas a partir de ahora. La cuestión sobre Torrevieja estaba clara: el poder era de Pavlov y sólo de él, y en su ausencia, Rodrigo Álvarez hablaba por él. Álvarez explicó las leyes que ahora mismo regirían la Ciudad, eliminando los cargos existentes en la actualidad hasta que, según palabras del mismo Pavlov "los más aptos ocuparan esos cargos". Además, se realizó el Ritual de Fidelidad a la Camarilla, al cual todos los Vástagos presentes participaron, dejando así claro que la Camarilla y la protección de la Ciudad estaba por encima de todas las cosas.
Afirmada la posición de los Tremere en la Ciudad y con los Eliseos en reconstrucción, los Vástagos se retiraron de la reunión aliviados, ya que el clima existente en la Ciudad hacía presagiar más una tormenta que la calma que al final habían conseguido. Ahora, todo queda en el aire. Sin cargos en Torrevieja, los más aptos deberán presentarse a los mismos, y uno a uno deberán pasar una serie de pruebas para demostrar, no sólo que servirán a la Camarilla hasta la Muerte Definitiva, sino a la Ciudad, para volver a convertirla en lo que era antes, bajo el reinado del Príncipe Víctor.
Un gran sueño al que todos están dispuestos a llegar, sea como sea.